Samsung también tiene una bicicleta, y se controla con el móvil

20140612-195354-71634724.jpg
Samsung no se conforma con fabricar móviles, neveras o barcos. También ha creado una bicicleta, un prototipo que de hecho tiene propuestas muy interesantes. Se llama Smart Bike, se ha presentado recientemente en un evento de diseño en Milán y está cargada de tecnología para proteger tu seguridad sobre dos ruedas.

Samsung se ha aliado con el diseñador Giovanni Pelizzoli para crear esta bicicleta de cuadro curvado que incorpora, entre otras cosas, dos luces láser para crear un carril de luz y avisar a los conductores de tu presencia; un GPS integrado; o una cámara de seguridad trasera para ver quién viene (y, de paso, grabar posibles infracciones). Todo lo controlas desde el smartphone acoplado en el manillar, con el que ves las imágenes de la cámara, activas el GPS para rutas o la luz láser para “encender” el carril.

De momento se trata solo de un prototipo y Samsung no ha anunciado planes de comercializarla, pero la propuesta tiene todo el sentido del mundo.

20140612-195430-71670206.jpg

20140612-195430-71670443.jpg

20140612-195430-71670331.jpg
Puedes verla en el vídeo debajo en acción:

Hammerhead One simplifica la vida a los ciclistas en busca de nuevas rutas

20140428-201656.jpg
Los aficionados al ciclismo no lo tienen fácil a la hora de establecer rutas en sus dispositivos móviles y seguirlas. Aunque existen soportes específicos para bicis que permiten colocar el móvil en modo de navegación GPS, esas pantallas pueden ser más una peligrosa distracción que otra cosa.

Para solucionarlo una empresa ha desarrollado un curioso accesorio llamado Hammerhead One, que se sitúa encima del manillar y que se conecta al móvil y a las rutas creadas para ir indicándonos giros en todas las direcciones con un singular sistema de iluminación.
El dispositivo, con forma de T, dispone de una serie de LEDs que se van iluminando a medida que tenemos que hacer cualquier tipo de giro. El pasado mes de septiembre su creador lanzó una campaña de financiación colectiva con la que recaudó 190.000 dólares, y las primeras reservas llegarán durante la segunda mitad del año.

El accesorio se conecta mediante Bluetooth LE, tiene una batería que ofrece una autonomía de 20 horas según el fabricante y sus LEDs son lo suficientemente potentes para distinguirlos perfectamente aun a plena luz del día.

La aplicación asociada al dispositivo nos permite crear rutas para llegar a destino que se caracterizan, dicen sus creadores, por tener en cuenta la seguridad del usuario. Además es posible descubrir nuevas rutas que establezcamos en base a factores como la distancia, el paisaje, el tiempo, o el hecho de que queramos pasar por más o menos elevaciones. El Hammerhead One ya se puede pre-reservar al precio final a un precio de 85 dólares en la página oficial del proyecto.
Más información/hammerhead

La levadura de cerveza es la fuente natural más rica de vitamina B.

20140331-191655.jpg
La vitamina B es imprescindible para el funcionamiento correcto del organismo. Las vitaminas del complejo B realizan funciones tan importantes como:

– Interviene en el crecimiento.

– Produce un gran número de proteínas, enzimas y hormonas que son importantes para el organismo.

– Mantiene el sistema nervioso en buenas condiciones.

– Produce energía a través de alimentos.

– Cuida la salud mental, de las arterías y el corazón.

– Fortalece el sistema inmunológico.

Estas vitaminas se pueden encontrar en alimentos animales como el hígado, las vísceras, huevos y carne de ternera, pollo y cerdo.

Aunque también se puede encontrar en alimentos vegetales, especialmente en los cereales integrales, las legumbres o las nueces.

Pero sin duda, la fuente más importante de vitamina B es la levadura de cerveza, porque contiene todas las vitaminas del complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9, B12, colina, ácido lipoico, inositol y PABA)

Las 10 mejores rutas ciclistas.

Si tu mundo son las bicis y estás en forma, tienes que hacer alguna de las rutas consideradas por National Geographic como las mejores del mundo.

La Route Verte (Canadá): 4.923 kilómetros atravesando la provincia candadiente de Quebec. Partiendo desde el oeste en la región de Abitubi, la Route Verte llega hasta el otro lado de la provincia en la región de la Península de Gaspé. Este circuito, que ha alcanzado la máxima clasificación en la lista, está perfectamente señalizado, dirigiendo a los ciclistas a diversas atracciones turísticas. Una ruta con fantásticos paisajes en la que se disfruta desde las orillas del río de San Lorenzo hasta las panorámicas de las montañas Laurentian.

20131119-225657.jpg

La Ruta del Ferrocarril Subterráneo (EEUU-Cánada): La Adventure Cycling Association creó esta ruta en honor a los esclavos afroamericanos que usaron esta red clandestina organizada en el siglo XIX, en Estados Unidos y Canadá, para escapar de las plantaciones del sur hacia estados libres. Se trata de 3.310 kilómetros que atraviesan Mobile, Alabama, Owen Sound y Ontario. A lo largo de la ruta se pueden ver varios lugares históricos como los mercados de esclavos o museos dedicados a la historia afroamericana.

20131119-225734.jpg

Ruta Austral (Chile): Es una carretera de grava cuidada pero sin pavimentar de más de1.300 kilómetros que van desde Puerto Montt, en el centro de Chile, al sur a través de Caleta Yungay y hasta Villa O’Higgins en el norte de la Patagonia. Una ruta que cruza extensos bosques y parques nacionales como Queulat y Cerro Castillo.

20131119-225818.jpg

La Ruta Munda Biddi Trail (Australia occidental): 950 kilómetros a través de bosques de eucaliptos. Lo más impresionante es que durante la ruta puedes encontrarte con nativos del bosque como los wallaby, los canguros grises o la zarigüeya de Brushtail.

20131119-225850.jpg

La Ruta Hanoi a Ho Chi Minh City (Vietnam): 1.200 kilómetros que unen las dos ciudades más grandes del país. El estado de las carreteras varía considerablemente y hay obstáculos naturales como el paso de Hai Van, el punto de división histórica entre el norte y el sur de Vietnam.

20131119-230010.jpg

Ruta Gran Fondo Campagnolo (Italia): Se considera una de las mejores rutas de Europa a través de los Dolomitas en la zona de Feltre. Se lleva a cabo cada año a mediados de junio, cuando las carreteras de montaña están libres de nieve, subiendo a más de 4.200 metros en 209 kilómetros con cuatro cumbres de por medio.

20131119-230049.jpg

Ruta Luchon-Bayona (Francia): Si estás totalmente en forma y practicas este deporte con asiduidad puedes aventurarte a hacer el Tour de Francia de 1912. Son 325 km que van desde el balnario de montaña de Luchon hasta la meta en Bayona. Por el camino deberás atravesar cuatro puertos sin pavimentar.

20131119-230126.jpg

Route du Comte Jean (Bélgica y Francia): Son 220 kilómetros de Brujas al norte de Francia. No hay montañas que nos hagan sufrir pero si unos vientos costeros que pueden ser un desafío.

20131119-230203.jpg

Ruta Land´s End a John O´Groats (Reino Unido): 1.400 kilómetros que cruzan la isla de norte a sur. La mayoría de los ciclistas tardan entre 10 y 14 días en terminar la ruta.

20131119-230238.jpg

Ruta Cape Argus Pick´n Pay (Sudáfrica): El recorrido hace un bucle alrededor de la Península del Cabo, con constantes subidas y bajadas. Si te conformas con terminar, disfrutarás de las secciones costeras y los tramos a través del parque nacional de Table Mountain.

20131119-230312.jpg

Mi historia con la fotografía, de Dani Alperi

Publicado en salesdeplata.com Dani Alperi nos ha escrito un mail en el que muchos, al leerlo, vamos a sentirnos reflejados. Sus vivencias con la fotografía, los formatos y las cámaras son el recorrido natural de alguien que ha vivido ésta época. Os dejo con sus palabras y su fotografía, de nuevo analógica.

“Hace ya más de treinta años y lo recuerdo como si fuera ayer mismo, mi padre, en el salón de casa, con esa pequeña máquina de color negro y plateado. Se la llevaba a la cara de forma insistente y repetitiva, mascullando todo tipo de teorías y ajustes. El ambiente, destilaba un grado de dificultad y concentración abrumadora, aquello presagiaba de forma inequívoca que se convertiría en otro objeto tabú para mi, junto con el nuevo televisor en color Philips o las cañas de pescar.

Ya asumido ese nuevo estatus, incluso antes de escuchar “Dani deja eso, que cosa que coges cosa que rompes” no pudo impedir que me llamara la atención de una manera inexorable. Yo también quería asomarme a esa ventana por la que mi padre miraba, quería ver lo que el veía, quería cogerla y sentir lo que el sentía.

Pero no fue hasta algunos años después cuando llegó a mis manos una cámara que cargaba un carrete de 110, con ella inmortalice algunas excursiones del colegio y mis primeras fotos de patín (otra de mis grandes aficiones). Recuerdo como pasabas las fotos girando un pequeño dial hasta que sonaba un click inconfundible, nada importaba, enfoque, iso, velocidad, nada, el juego solo consistía en mirar y disparar.

Tras esta primera experiencia de la cual aún guardo algunas de las fotos, llegó a mis manos una cámara de 35mm compacta, todavía la conservo. Con ella congelé mis vivencias y aventuras en los grandes 90`s, celebraciones , viajes, campeonatos de patín, fiestas nocturnas, etc…. gracias a que era tan dura que podría haber clavado clavos con ella , guardé recuerdos imborrables para siempre.

Pasaron los años, y la era digital pedía paso sin hacer preguntas, o tenías megapixeles o estabas acabado. Ok perfecto, los tiempos cambian y yo me dejaba llevar por la corriente. Me compré una cámara digital compacta ,una pasada, hacías la foto y al momento la podías ver en el display, ya podían llamar al juez para levantar el cadáver del carrete. Tiro las últimas fotos a cualquier pijada que tengo prisa por verlas, y olvido ese ritual de llevar las fotos a revelar a la tienda de fotografía del barrio, donde ponía revelado en una hora pero te mandaban recogerlas al día siguiente, con el susodicho carrete de regalo de dudosa procedencia y aún más que dudosos resultados, pero que demonios, no ibas a gastarte 300 o 400 pts. en otro, seguro que no salen tan mal.

Años más tarde ya me compre una réflex digital, objeto de culto y deseo para mí, no paraba de hacer fotos, puestas de sol, edificios, retratos a mis amigos, tenía un mundo para fotografiar. Ya puestos le dimos caña a la edición fotográfica por ordenador, la palabra RAW tenía forma de llave maestra, capaz de abrir cualquier resultado. Todo aquello fue magnífico por un tiempo, pero, casi en el mismo momento en que todo aquello empezaba a tener el sonido de la frase, tenemos que hablar, Carlos un amigo, me recordó lo que era la fotografía analógica. De repente recordé esa sensación de disparar y no saber que saldrá, me recordó lo que es realmente pensar una foto, el porque de no hacer 10 fotos seguidas a lo mismo “por si acaso”, o tener que hacer fotos por cojones si sacas la cámara. Algo se despertó en mi cabeza y no paraba de zumbar dentro de ella, recordé los años pasados, el deseo de tener una ampliadora y trabajar bajo una luz roja, el aprender a revelar y positivar.

Todo aquello me llevo a lo que tengo hoy día, cámaras de medio formato, cámaras de 35 mm réflex, cámaras de 35 mm compactas. ampliadora químicos y una enfermedad que no parece que valla a curarse y de la cual espero que nunca encuentren un antídoto.“

20130924-103856.jpg

20130924-103920.jpg

20130924-103936.jpg

20130924-104002.jpg

20130924-104037.jpg

20130924-104101.jpg

20130924-104137.jpg

20130924-104151.jpg

20130924-104205.jpg

20130924-104227.jpg

Estar un poco bebido podría mejorar tu creatividad

20130328-011555.jpgBeber alcohol en dosis no recomendadas provoca que seamos torpes, tanto en nuestros pensamientos como en nuestros movimientos, pero ingerido en dosis moderadas podría afinar nuestra creatividad para resolver problemas.
Es lo que sugiere Jennifer Wiley y sus colegas de la Universidad de Illinois, que también han publicado un estudio en la última edición de la revista Consciousness and Cognition basado en dos experimentos que señalan la misma conclusión: que las personas ligeramente ebrias (con un 0,8 porciento de alcohol en sangre) detectan con el mismo nivel de acierto que los sobrios las variaciones en dos versiones de una película prácticamente idénticas en las que solo había un pequeño cambio, pero que los que habían bebido respondían mucho más rápido.
Según Jennifer Wiley, profesora de psicología en la Universidad de Illinois:
Esto sucede cuando la gente está apenas ebria, no cuando bebe hasta el extremo. Los resultados no dan señal de que el consumo en exceso pueda tener los mismos efectos. (…) Probamos lo que pasa cuando las personas están un poco mareadas, no cuando beben al extremo. No hay ningún argumento en estos resultados que beber en exceso puede tener los mismos efectos.
El experimento se realizó en 80 personas, donde la mitad bebió alcohol y la otra mitad no. La prueba consistía en que debían ver la película Ratatouille para luego hacer una prueba de asociación de palabras. Con todo, el tamaño muestral no resulta muy representativo.